HISTORIA

En 1986, los padres de Maritza Abreu abrieron Puerto Viejo, un restaurante donde los habitantes de Brooklyn pudieran disfrutar los sabores de la comida dominicana, y fue ahí donde nació Pisqueya.

Con el paso del tiempo, se hizo cada vez más evidente para ella que la salsa picante tenía algo especial, si no, ¿por qué los clientes pedían porciones extra para llevar casa?

Y ahora, tres décadas después del restaurante haber abierto sus puertas, Maritza es la segunda generación propietaria, y se ha encargado de embotellar y expandir la producción de Pisqueya para abastecer la demanda de los consumidores. En el proceso, ha creado su propia receta, una versión menos picante que la original, y así lograr satisfacer diferentes paladares. Ambas variedades han sido cuidadosamente preparadas para aportar un toque de sabor caribeño a cada mesa.

Maritza supervisa personalmente la preparación de sus salsas, usando sólo ingredientes de alta calidad y con la influencia de la cocina natural de sus ancestros.

Pisqueya es una compañía comprometida a crear y compartir sabores auténticos y a promover una verdadera comunidad.

pisqueya-maritza